buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:41 min. rellotge



Armin Meiwes “El caníbal de Rotemburgo”: El ritual de comer y ser comido

Armin Meiwes, técnico informático de 42 años, descuartizó y se comió a Bernd Jürgen Brandes, ingeniero de 43 años. Estos dos ciudadanos alemanes, por increíble que parezca, cumplían así un sueño largamente acariciado desde su más tierna infancia.

Un anuncio publicado en internet los puso en contacto y les permitió hacer realidad las complementarias y truculentas fantasías de comer y ser comido, respectivamente. El ritual sangriento se produjo en un antiguo caserón y fue grabado en vídeo por sus protagonistas durante cuatro largas y espeluznantes horas.

Meiwes vivió durante años con su estricta y dominante madre en una mansión construida en el siglo XVIII, en la pequeña localidad alemana de Rotemburgo del Fulda. A la muerte de ésta en 1999, el técnico informático quedó solo en el antiguo y desconchado caserón, que contaba con más de cuarenta y cuatro habitaciones. Desde ese momento, se intensificaron sus deseos de comerse a alguna persona.

Durante el día seguía acudiendo a su trabajo, un centro informático en el que desempeñaba de forma eficiente labores de técnico en computadoras, y en el que también mantenía relaciones cordiales con sus compañeros. Pero, en sus momentos de soledad, sobre todo por las noches, mudaba su comportamiento, se convertía en un adicto a foros cibernéticos de antropofagia y se excitaba sexualmente con películas de zombies, con fotos de mataderos de animales, crímenes, cuerpos humanos abiertos y otras imágenes violentas.

El Hannibal Lecter alemán comenzó a visitar foros de internet frecuentados por amigos de las prácticas de ingestión de carne humana, como “Guy Cannibals”, “Gourmet Cannibals” o “Cannibal Café”. El ingeniero berlinés Bernd Jürgen, también aficionado a estas páginas, contestó a un anuncio de Meiwes en el que se buscaba a alguien dispuesto a ser devorado. Un total de 237 personas respondieron a esta misma petición, si bien sólo se dieron cita cinco de ellas en la mansión del aspirante a caníbal una fría noche de diciembre del 2002.

El ingeniero fue el único de aquel extraño quinteto que no sucumbió a un ataque de pánico una vez reunidos en el garaje de la casa, el único que no huyó despavorido aquella noche señalada para el escabroso encuentro.

Finalmente pues, quedaron solos el caníbal y su víctima, dispuesta a entregarse, a ofrecer su cuerpo en un previsto ritual sangriento que no iría a demorarse más allá de unas pocas horas de indecisión por parte de Bernd.

Los dos hombres estaban a punto de cumplir una vieja aspiración que les había acompañado desde la misma infancia. Ambos habían sido unidos por el destino aquella noche para hacer realidad las complementarias y espantosas fantasías de comer y ser comido por alguien. Cada uno de ellos cumpliría el deseo del otro. Una cámara de vídeo con el piloto encendido sería testigo mudo de tan insólito suceso.

En la grabación puede verse cómo Bernd da su consentimiento –después de haber ingerido una gran cantidad de pastillas y alcohol- a la acción caníbal que con él iba a perpetrarse. El ejecutor comenzó cortando el pene a su víctima y, tras pasarlo por la sartén éste fue degustado por ambos. Luego, lo mató con un cuchillo y lo descuartizó. Guardó los trozos de carne en bolsas de plástico que introdujo en el congelador. Fue ingiriendo en las siguientes semanas la mayor parte de su cuerpo, excepto los huesos y el cráneo, que optó por enterrar en el jardín que circundaba la casa.

Pasados los días, Meiwes comprobó cómo la experiencia había producido en él el terrible efecto de acrecentar sus instintos caníbales. Necesitaba nuevas víctimas. Y de nuevo recurrió a los anuncios en internet solicitando personas dispuestas a ser devoradas, iniciativa que finalmente le acabó costando la detención.

Un internauta, estudiante de Innsbruck, puso a la policía tras la pista de un tipo sospechoso que afirmaba en foros haber practicado el canibalismo. Ese tipo no era otro sino Meiwes. La investigación logró desenmascararlo un año después del homicidio. Una vez registrada la vieja casa por las autoridades, éste se entregó voluntariamente.

En el proceso, celebrado en la Audiencia de Kassel durante dos meses –diciembre y enero del 2004- Meiwes fue condenado a un total de ocho años y medio de prisión, aunque es posible que este tiempo se reduzca si demuestra buen comportamiento.
Según afirma la Fiscalía, el juicio representa un hito en la historia penal internacional, al no ser el canibalismo tipificado como figura delictiva. Éste ha sido el principal obstáculo con el que se ha topado la acusación, que no logró, como pretendía, la cadena perpetua por asesinato con motivación sexual y perturbación del descanso de los muertos. La defensa, por contra, reclamaba el veredicto de homicidio con consentimiento de la víctima.

Sin embargo, la condena, hecha pública a principios de febrero, no satisfizo a ninguna de las partes. El Tribunal, siguiendo un informe psiquiátrico, dictó sentencia a partir de la presunción de la plena capacidad mental del acusado, quedando descartado su internamiento en un centro penitenciario especial. Así, el psiquiatra Georg Stolpmann afirmó que el acusado era perfectamente imputable, si bien padecía un grave problema psicológico que le impedía pensar de forma racional.

El acusado, gélido durante el juicio, declaró que en el sangriento festín él se limitó a participar en un ritual religioso que hizo disfrutar por igual a ambos participantes. Así mismo, Meiwes pidió comprensión pues, según él, el origen de su trastorno se debe al trauma de no haber tenido un hermano, algo que realmente “me perteneciera”. El acto caníbal, a su entender, constituía un modo de “unirse para siempre a alguien”.

Sin embargo, los peritos que fueron desfilando durante el juicio contradijeron esta interpretación. Stolpmann, por ejemplo, atribuyó a problemas de trato con los demás el comportamiento del acusado y describió de un modo muy distinto la motivación del caníbal: “Es un sentimiento dominador extraordinario poder cortar a otro en trozos”.

En declaraciones posteriores, efectuadas por el caníbal desde su celda, éste confiesa sentir un fuerte arrepentimiento y lamenta no haber recurrido a la ayuda psicológica antes de que las cosas hubieran llegado “demasiado lejos”. Como prueba de este sentimiento de culpa, Meiwes anuncia haber escrito un libro para disuadir a las personas adictas a las fantasías caníbales. Sin embargo, pese a este arrepentimiento, el recuerdo que guarda de su víctima sigue siendo intenso y positivo: “Tengo su rostro siempre delante de mí, algo que interpreto como una señal de camaradería”.








...por Ana Sanel ...por Ana Sanel


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




9 comentarios en Armin Meiwes “El caníbal de Rotemburgo”: El ritual de comer y ser comido

  1. Realmente debe de estar loco una persona para hacer algo así. ¿Existe alguna forma de detectar prematuramente una persona como el caníbal de Rotemburgo?

  2. Pues mucho me temo que, a menudo, esos comportamientos pasan inadvertidos y cierto día, por algún extraño y misterioso mecanismo, se activa esa vena macabra que le lleva a cometer tan feroz acción.

  3. Por lo que he leído Armin era imputable, descartadas la demencia o la psicosis, es decir lo que se conoce como demencia en sentido jurídico, nos referimos a un atípico, un psicópata, un criminal que llevó a cabo un fantasía primordial, me parece que se equivocó de tribu, en alguna de las que existen todavía en Papúa Nueva Guinea no hubiese desentonado.

  4. Desde la “familia de Sawney Beane”, “Albert Fish”, “Ed Gein”, “Jeffrey Lionel Dahmer”, “Issei Sagawa”,”Peter Kürten”, “Richard Chase”, etc. Todos practicaron en mayor o menor medida el canibalismo.
    No se trata por tanto de casos excepcionales, conocemos algunos pero ¿cuántos quedaran sin desvelar?.
    La detección precoz en estos casos sería tan compleja como la capacidad de sincronizarse telepáticamente con la cabeza de éstos sujetos.
    Lo que ocurre demasiado a menudo, es que nos negamos a creer que semejantes monstruos puedan existir y desgraciadamente…LA REALIDAD SUPERA AMPLIAMENTE A LA FICCIÓN…

  5. En el caso de Armin Meiwes, trataba de obtener consentimiento de la víctima, parece que tal era su fantasía, no obstante a la mayoría de de este tipo de sujetos no los oiremos llegar, el vecino que te saluda en el ascensor, el profesor de la academia, el compañero de clase, el frutero, etc. en fin son normales en apariencia, lo que ocurre es lo que acontece bajo esa falsa apariencia de normalidad, fantasean una y mil veces con sus delirios hasta que reúnen la capacidad para hacerlos realidad o ven el don de la oportunidad, entonces y sólo ante su víctima se muestran tal y como son, sin miramientos, sin remordimientos, sin piedad, la víctima no cuenta más que como mero objeto útil al servicio de sus deseos e inclinaciones que una vez cumplidas hay que desechar e inmediatamente surge la necesidad de buscar la próxima, vendría a ser algo parecido al síndrome de abstinencia de un heroinómano, en estos casos debido a que con cada víctima muere también parte de la fantasía del asesino y por tanto aparece la necesidad de buscar nuevas y mejores sensaciones, siempre piensan que la siguiente será mejor, que conseguirán el éxtasis absoluto y rara vez caen en la cuenta que persiguen una quimera.

    Poco a poco perfeccionan los métodos tanto de caza como de ejecución y tortura, pero una vez comprobado lo fácil que les resulta y lo torpes que somos el resto en descubrirles su juego, se vuelven (”descuidados”) en realidad vagos, no se trata de que ya no tengan interés en que no les descubran sino más bien en que se centran en lo que les importa sin prestar demasiada atención a detalles más nimios para ellos, por ejemplo ya no ocultan sus presas, matan más rápido y en intervalos más cortos, etc.

  6. Hola, ¿sabías que este vídeo que hicieron estas dos personas se subasta hasta por $50.000 en los Estados Unidos?

  7. Incubo, ese es el perfil de un sicópata o un asesino en serie. Este tipo sólo tiene una orientación sexual diferente, una parafalia.

  8. Mas allá de la paradoja jurídica y de lo insólito de la noticia, es la curiosidad del trastorno límite de ser dominado y de subyugar totalmente la esencia física y sicológica de una persona con la concurrencia de que ambos sujetos coincidan. Es más fácil que las ranas crien pelo que creer el arrepentimiento de este sujeto.
    Aunque reconozco que es un poco escabroso y morboso, sería interesante la comprobación de como interactuarían dos sujetos idénticos no complementarios, es decir adosarle a “Armin M.” otro canibal, ¿colaborarían o se devorarían?…..jejejejeje. Mis disculpas por esta pequeña curiosidad.

  9. Si se dedicara a matar disfrazado con una peluca y traje de época de señora, hubiera cobrado vida el personaje de “Psicosis”….

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::