buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:35 min. rellotge



Asesinatos en la Costa del Sol: ¿Quién es King?

La Costa del Sol española había pasado a ser la Costa de la Muerte desde que Rocío Wanninkhof perdió la vida en Mijas el 9 de Octubre de 1999.

El cadáver de esta muchacha de sonrisa amplia, de larga mata de pelo rubio, apareció casi un mes después, el 2 de noviembre, en unos terrenos pertenecientes al club de tenis.

“Altos del Rodeo” enclavado en la localidad de Marbella. Muy cerca de donde fue hallado el cuerpo sin vida de Rocío, algún agente policial recogió una colilla y la guardó en un pequeño sobre. Un gesto insignificante que años más tarde tendría una importancia vital en el esclarecimiento de este asesinato. Por lo pronto, el silencio más profundo se extendió como una pesada losa sobre este crimen. Todo hacía pensar que la impunidad iba a enseñorearse del caso. Pero, sorprendentemente, Dolores Vázquez, una amiga de la familia Wanninkhof, fue detenida, acusada de haber asesinado a la joven Rocío, juzgada y condenada por la Audiencia Provincial de Málaga el 10 de Septiembre del 2001. Un jurado popular la declaró culpable y la sentencia que se le impuso fue de 15 años y un día, además de una indemnización para los allegados de la víctima que alcanzó la cifra de 108.182 euros. Dolores Vázquez recurrió esta sentencia y en febrero del 2002 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía la dejó sin efecto y determinó que el juicio debía de volver a celebrarse por insuficiencia de razonamiento en el veredicto aplicado.

El caso de Rocío Wanninkhof había alcanzado un fuerte impacto social. Las imágenes de Dolores Vázquez en el momento de su detención y en el de su condena se alternaban con declaraciones de Alicia Hornos, madre de la joven asesinada, que vehementemente aseguraba que su antigua amiga era la culpable de esa muerte. Se ventilaron intimidades, supuestas relaciones lesbianas entre Alicia Hornos y Dolores Vázquez. Despechadas fricciones entre ambas mujeres podrían haber sido la causa de una posible venganza en la que Rocío habría sido la víctima inocente. Mientras tanto, se fijaba para el 14 de Octubre del año 2003 la celebración del segundo juicio. El verano del año 2003 en La Costa del Sol estaba siendo especialmente caluroso. Las luces de neón permanecían encendidas hasta altas horas de la noche. El crimen del pueblo de Mijas parecía olvidado. Las muchachas ya no temían adentrarse por las callejas solitarias de las poblaciones malagueñas.

Pero el 14 de Agosto se iba a reeditar con bastante exactitud aquel viejo crimen que había tenido a Rocío Wanninkhof como desgraciada protagonista. En esta ocasión iba a morir otra joven. Si Rocío sólo había vivido 19 años, esta nueva víctima sucumbiría a los 17. Su nombre era Sonia Carabantes y el pueblo donde se perpetró su asesinato iba a ser Coín, a muy pocos kilómetros de Mijas.

La Costa del Sol volvía a ser por segunda vez en tan solo cuatro años la Costa de la Muerte. Las características de este segundo asesinato venían a coincidir con bastante exactitud con el crimen cometido en 1999. En ambos casos se trataba de una muchacha brutalmente asesinada, a la que el autor había realizado tocamientos sin consumar una violación. El cuerpo de Sonia Carabantes fue hallado en la población de Monda, cinco días después de su muerte, tras una frenética búsqueda en la que participaron numerosos voluntarios y las fuerzas del Orden con perros rastreadores que resultaron decisivos en el hallazgo definitivo. Este segundo asesinato alertó especialmente a la policía. Desde Madrid llegó un equipo de investigadores científicos que recogieron todo tipo de huellas y sometieron a examen de identidad genética (ADN) unos segmentos de piel humana encontrados en las uñas de Sonia Carabantes. Los resultados del análisis de ADN contribuyeron a configurar el perfil del asesino. Ahora ya se sabían una serie de datos concretos. Pero la identidad del autor permanecía en el anonimato. Era como buscar una aguja en un pajar. La carencia de un banco de datos en el que poder realizar comprobaciones limitaba extraordinariamente la eficacia de los análisis del ADN. Entonces, surgió la sorpresa. Aquella insignificante colilla recogida en el lugar del crimen de Rocío Wanninkhof presentaba unos restos orgánicos –saliva- cuyo ADN coincidía con el hallado en la piel que Sonia Carabantes había podido retener entre sus uñas y que pertenecían a su agresor. El crimen de Mijas y el de Coín se enlazaban. La misma persona había estado presente en ambas muertes. Por fin, la acción investigadora de la policía hallaba un camino por donde adentrarse.

Como consecuencia de estos últimos acontecimientos comenzaron a tambalearse las hipótesis policiales sustentadas hasta ese momento. Dolores Vázquez no era la persona que se podía detectar a través del ADN analizado. Resultaba obvio que ella no era ningún hombre y el ADN pertenecía a un ser humano del género masculino. En todo caso, si Dolores Vázquez había intervenido en el crimen no lo había hecho sola. Un acompañante, al menos, había estado a su lado y la había ayudado a cometer su fechoría. También cabía la posibilidad de que esa mujer ya juzgada y condenada, que había pasado 17 meses de su vida entre rejas, y sobre la que pendía la celebración de un segundo juicio, fuese inocente. Había llegado el momento para la policía y también para el estamento judicial de plantearse la posibilidad de que habían cometido un tremendo error.

La detención de Tony Alexander King, un británico residente en Alahurín el Grande, población malagueña, el 18 de Septiembre del año 2003, despejó casi todas las dudas. El ADN de la colilla de Mijas y de la piel encontrada bajo las uñas de Sonia Carabantes señalaban inequívocamente hacia este nuevo sospechoso. Ahora se podía afirmar sin lugar a equívocos que ese hombre de 38 años había estado en el lugar de ambos crímenes y, al menos en el segundo de ellos, había participado directamente. Tres días después de su detención, Toni A. King se autoinculpó de las muertes de Sonia Carabantes y de Rocío Wanninkhof. Los detalles aportados en su declaración resultaban suficientemente esclarecedores. Reveló pormenorizadamente la manera como llevó a cabo sus acciones en solitario. Prácticamente dibujó con sus palabras cada uno de los golpes que les propinó a sus víctimas, cada una de las cuchilladas que les asestó. Exculpó totalmente a Dolores Vázquez y manifestó que ni siquiera la conocía. Por su parte, la sociedad española vivía todos estos acontecimientos como un auténtico culebrón. Pero los capítulos más sorprendentes se hallaban aún en la recámara de sus principales protagonistas.

Por una parte, Robert Terence Graham, amigo de Tony King, fue apresado por la policía española y acusado de encubrir el crimen de Mijas. Según la legislación vigente, el tiempo transcurrido lo exoneraba de cualquier responsabilidad al haber prescrito su delito y la juez de Fuengirola decretó su libertad. Este mismo personaje, Robert T. Graham, aún daría más juego. El 5 de Octubre se sometió en presencia de la Guardia Civil a una sesión de hipnosis regresiva y manifestó que la asesina de Rocío Wanninkhof era una tal Dolly o Loli, la mujer del periódico, en clara referencia a Dolores Vázquez, quien, en base a este género de declaraciones rocambolescas, volvía a situarse en el ojo del huracán. Y para que el interés no decreciera ni un ápice, el principal inculpado, Tony A. King, realizó una nueva y sorprendente declaración ante la juez de Fuengirola, manifestando que el auténtico asesino de Rocío Wanninkhof fue su amigo Graham, en defensa de los intereses inconfesables de unas mafias inmobiliarias ubicadas en la Costa del Sol.








...por Ana Sanel ...por Ana Sanel


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::