buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 6:13 min. rellotge



Garabandal: Apariciones marianas

“Es la historia más hermosa de la humanidad desde el nacimiento de Cristo. Es como la segunda vida de la Santísima Virgen en la tierra, y no hay palabras para agradecerlo”.

Pablo VI, noviembre de 1968

“Voy a relatar en este libro mis apariciones y mi vida corriente. El mayor acontecimiento de mi vida fue el día 18 de junio de 1961 en San Sebastián”. Así comienza su diario de Conchita, una de las cuatro visionarias de las célebres apariciones de Garabandal. Desde el 18 de junio de 1961 hasta el 13 de noviembre de 1965, las niñas María Concepción González (Conchita), María Dolores Mazón, Jacinta González y María Cruz Madrazo presenciaron miles de apariciones marianas en San Sebastián de Garabandal, una pequeña aldea ubicada a los pies de Peña Sagra. Durante sus éxtasis, las cuatro niñas manifestaron capacidades científicamente inexplicables: levitaciones, telepatía, xenoglosia, clarividencia, etc.

Todo empezó el 18 de junio de 1961. Conchita, Mari Loli y Jacinta, de doce años de edad, y Mari Cruz, de once, habían cometido una pequeña travesura: robar manzanas del huerto de su maestro. Cuando emprendían la huida, alguien que no esperaban se cruzó en su camino y cambió para siempre el curso de sus vidas. Escribe Conchita en su diario: “Se me apareció una figura muy bella con muchos resplandores que no me lastimaban nada los ojos. Jacinta, Loli, y Mari Cruz […] se quedaron en el mismo estado que yo y exclamamos a la vez: “¡Ay, el Ángel!”. Luego hubo un cierto silencio entre las cuatro… y de repente desapareció”. Ésa fue la primera de las ocho apariciones del arcángel san Miguel en la “Calleja”, un pedregoso sendero que conducía a un bosquecillo de pinos. El ángel avisó a las niñas de la inminente visita de su Madre del cielo.

El 2 de julio de 1961, la Virgen María se apareció por primera vez: “Cuando llegamos al pueblo nos estaba esperando mucha gente y sacerdotes. Eran las 6 de la tarde. Nos fuimos a la Calleja a rezar el Rosario, sin llegar allá se nos apareció la Virgen con un ángel a cada lado. Venían con Ella dos ángeles, uno era San Miguel y el otro no sabemos. Venía vestido igual que San Miguel, parecían mellizos. Al lado del ángel de la derecha, a la altura de la Virgen, veíamos un ojo de estatura muy grande. Parecía el ojo de Dios. Ese día hablamos con la Virgen mucho y Ella con nosotras […] La Virgen viene con un vestido blanco, manto azul corona de ‘estrellucas’ doradas, no se le ven los pies, las manos estiradas con el escapulario en la derecha, el escapulario es marrón, el pelo largo color castaño oscuro ondulado, la raya en el medio, la cara alargada, la nariz alargada fina, la boca muy bonita con los labios un poquito gruesos, el color de la cara es trigueño, más claro que el del Ángel, diferente a la vez, muy bonita, una voz muy rara, no sé explicarla, no hay ninguna mujer que se parezca a la Virgen ni en la voz ni en nada”. Dos días más tarde, la Virgen reveló a las niñas su primer mensaje, con instrucciones de no hacerlo público hasta el 18 de octubre. Pero, antes de esa fecha, un suceso marcó la historia de las apariciones de Garabandal: la extraña muerte del sacerdote jesuita Luis María Andreu. Era profesor de Teología en Oña (Burgos) y, atraído por los rumores que circulaban sobre las apariciones, decidió ir a investigar personalmente. El 8 de agosto de 1961, tras oficiar una misa en la iglesia del pueblo, el padre Andreu siguió a las niñas a la “Calleja”. Durante el trance de las niñas, el sacerdote cae de rodillas, mirando al cielo. Segundos después, gritó, maravillado: “¡Milagro! ¡Milagro! ¡Milagro! ¡Milagro!”. El sacerdote murió esa misma tarde por causas desconocidas, cuando regresaba a su localidad en el coche de unos amigos. Sus últimas palabras fueron: “Hoy es el día más feliz de mi vida”. Días después de su muerte, Conchita relata en su diario un encuentro místico con el sacerdote fallecido: “Nos enseñaba palabras en francés y a rezar en griego. También nos enseñó palabras en inglés y alemán” escribe la niña.

Llegó el 18 de octubre de 1961. Tres mil personas se concentraron en la “Calleja” para oír el mensaje divino: “Hay que hacer muchos sacrificios y mucha penitencia, visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes tenemos que ser muy buenos. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos, vendrá un castigo muy grande”.

El primer milagro de Garabandal, anunciado por Conchita con quince días de antelación, tuvo lugar la madrugada del 19 de julio de 1962. Dos mil personas presenciaron la comunión mística de la pequeña vidente. Uno de los testigos filmó con una cámara cinematográfica de 8 mm el momento en el que la Sagrada Forma se posaba en la boca de la niña.
La Virgen predijo en Garabandal tres grandes acontecimientos: el Aviso, el Milagro y el Castigo, ninguno de los cuales se ha producido todavía. La noche del 19 al 20 de julio de 1962, las niñas contemplaron en una visión el castigo que le está reservado a la humanidad en caso de que no se convierta. Cuentan que sus gritos de espanto se oían desde fuera del pueblo. Sólo Conchita conoce el año, el mes, el día y la hora exacta del Milagro, y avisará al mundo ocho días antes de su aparición. El Aviso ocurrirá un tiempo antes del Milagro y será visible para todo el mundo.
La postura oficial de la Iglesia respecto a las apariciones de Garabandal ha oscilado entre la franca oposición y la neutralidad. En algunos interrogatorios, las niñas negaron haber visto a la Virgen o al ángel. Aunque más tarde rectificaron y aseguraron que la propia Virgen les había avisado de ello en varios de sus encuentros místicos, el mal ya estaba hecho. El Obispado de Santander prohibió el culto en Garabandal por considerar que los hechos carecían “de todo signo de sobrenaturalidad y tienen una explicación de carácter natural”. La Santa Sede confirmó las prohibiciones establecidas, pero los fenómenos místicos continuaron.

En los primeros días de junio de 1963, las campanas de Garabandal comenzaron a repicar. Conchita, que estaba en casa con su madre, exclamó inmediatamente: “las campanas tocan por un muerto. Seguramente, es por el Papa”. Conchita no se equivocaba: Juan XXIII había muerto. La pequeña vidente reveló entonces otra de las profecías más importantes de Garabandal: “después de este Papa ya sólo quedan tres. Después, el fin de los tiempos”.

El 18 de junio de 1965, Conchita recibió el último mensaje de la Virgen, en boca del Arcángel San Miguel: “Como mi Mensaje del 18 de octubre no se ha cumplido, ni se ha hecho conocer al mundo, os diré que este es el último. Antes la copa estaba llenando, ahora está rebosando. Muchos cardenales, obispos y sacerdotes van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas. Cada vez se le da menos importancia a la Eucaristía. Debemos evitar la ira de Dios sobre vosotros, con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras El os perdonará. Yo, Vuestra Madre, por intercesión de San Miguel Arcángel, os pido que os enmendéis. Estáis recibiendo ahora los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y Nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más. Pensad en la Pasión de Jesús”. El éxtasis se prolongó durante veinte minutos y pudo ser filmado por el N.O.D.O. (Noticiero Documental Español).

El 13 de noviembre de 1965, Conchita vio a la Virgen por última vez. Ésta besó los objetos que la niña llevaba para que los bendijese, con las palabras: “Por el Beso que he dado a estos objetos, mi Hijo hará prodigios, repártelos a los demás”. Dichos objetos han sido distribuidos por todo el mundo, y cuentan que han producido numerosos milagros.

Aún hoy, la Iglesia se mantiene al margen de los fenómenos de Garabandal. No obstante, algunos de sus más feroces detractores, como Doroteo Fernández, obispo de la diócesis en 1962, han rectificado públicamente. En octubre de 1966, el Papa Pablo VI decretó la supresión de las prohibiciones que pesaban sobre Garabandal. Don Juan Antonio del Val Gallo, obispo de Santander desde 1971 hasta 1991 retiró las prohibiciones de sus antecesores en 1985.

Como establece la más elemental de las leyes de la naturaleza, las cuatro visionarias crecieron, se casaron y tuvieron hijos. En la actualidad, Conchita, Jacinta y Mari Loli viven en Estados Unidos. Mari Cruz en España. Ellas son la esperanza de los millones de fieles que esperan el gran “Milagro”, en palabras de Conchita, el “más grande que Jesús ha hecho para el mundo”.








..por Aránzazu Santiago ..por Aránzazu Santiago


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




7 comentarios en Garabandal: Apariciones marianas

  1. Es muy interesante estudiar lo que ocurrió con las apariciones marianas de Garabandal.

  2. Pero ¿Qué son realmente las apariciones marianas?, ¿Cuál es el propósito de estas manifestaciones celestiales? ¿Quiénes son los autores de este fenómeno?

    La solución a estas preguntas resulta obvia al conocer la respuesta de la Virgen a las niñas de Garabandal, cuando ellas le preguntaron: “Señora, ¿Qué son esos globos que todas las noches vemos moverse en el cielo?” Y la Virgen respondió: “En esos globos he venido a encontraros”.

  3. El caso de Garabandal no tiene igual en la historia de las apariciones marianas hasta el momento, el número de apariciones son alrededor de 2000. En este caso se registro un nuevo método de comunicación celestial, en donde la virgen habla directamente a los asistentes a través de las niñas videntes, otro hecho singular son las “locuciones” en las que las niñas no ven a la virgen pero escuchan su voz y transmiten a la gente lo que la Virgen les esta diciendo, es de destacar también los casos de curaciones y conversiones que acompañaron al mensaje dado en Garabandal.

  4. Bueno, una vez leído el artículo sobre la aparición mariana, tan solo voy a decir que quien posea la cinta de 8 mm que se utilizó para recoger el milagro de la sagrada forma, se puede observar que la forma no se posa en la lengua de Conchita, si no que la misma sale del interior de la boca de Conchita.

  5. Soy cántabro, y he subido a Garabandal cientos de veces, incluso he pernoctado muchas noches en ese lugar. Conozco muy bien el pueblo y sus costumbres. Bien es cierto que allí acontecen cosas muy extrañas, algunas hoy las podríamos relacionar con las fuertes corrientes telúricas que allí se producen de forma severa y eso puede alterar la mente de la persona en un momento determinado, si uno no está acostumbrado al lugar. Me explico, si el cuerpo no se acostumbra a ese tipo de contaminación debido posiblemente a los fuertes campos electromagnéticos, uno lo pude pasar mal, sufriendo en el cuerpo alteraciones extrañas, como nauseas, mareos, dolor de cabeza, cierta sordera por presión, etc.

  6. Lo que aconteció en Garabandal es cierto, las apariciones marianas allí producidas son prodigiosas.

  7. La Virgen María es la única Madre del universo.

    ¡Jesús en ti confío!

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::